El potencial de NationBuilder en la esfera política latinoamericana - Tectonica Studios

El potencial de NationBuilder en la esfera política latinoamericana

NationBuilder -la innovadora herramienta para movimientos políticos y organizaciones sociales- tiene mucho que ofrecer a los más de 600 millones de ciudadanos latinoamericanos y sus representantes.

Internet ha cambiado la forma en que las personas interactúan, se comunican, se informan, se divierten y hacen negocios. Por ello mismo, no debería extrañarnos que también esté creando un impacto profundo en la forma en que tradicionalmente se hace política.

Sin embargo, la mayoría de las campañas electorales latinoamericanas tienden a apegarse a las mismas prácticas desde hace décadas, resistiéndose a entrar en sincronía con el nuevo abanico de oportunidades que ofrece la interacción con estrategias electorales digitales y el aprovechamiento de las redes sociales.

 

La revolución no será televisada.

Ya lo decía la canción de Gil-Scott-Heron: la revolución no será televisada. Nosotros agregaremos que las campañas políticas ya no serán televisadas, sino compartidas en Facebook y retuiteadas.

Mientras asistimos a un realineamiento profundo de las fuerzas políticas globales, una de las constantes más fuertes que resaltan a simple vista es la que indica que los candidatos que alcanzan los espacios más importantes de la representación popular, son también aquellos que han sabido hacer bien las cosas en su propio espacio digital.

Por ejemplo, en el 2015 se llevaron a cabo en México las primeras elecciones en las que fue posible votar por candidatos independientes. En ese marco, Pedro Kukamoto -un joven de apenas 25 años- logró ser diputado local independiente sin más recursos que unos pocos cientos de dolares, algunas cuentas de Whatsapp, y una utilización inteligente de las redes sociales.

La campaña de este joven causó un enorme impacto en la elecciones intermedias de México, al punto que incluso contando con mínimos recursos, logró una amplia difusión en decenas de medios digitales y tradicionales, prensa, radio y televisión tanto de su país, como internacionales -como por ejemplo The Guardian, o El País de España. 

zlatam_kukamoto.jpg

El impulso tanto en medios de comunicación como a través de redes sociales le permitió ganar la diputación de uno de los distritos más importantes del Estado de Jalisco, que cuenta con más de un millón y medio de habitantes. A fin de lograr este objetivo, Kumamoto logró que sus seguidores se convirtieran en verdaderos embajadores de su campaña. El esfuerzo y la perspicacia dieron rápidamente sus frutos: al día de la fecha, este diputado -con menos de un año en funciones- cuenta con más de 200 mil seguidores en Facebook, y cada una de sus publicaciones en dicha red social es compartida cientos de veces, ampliando exponencialmente el alcance de su difusión.

Ejemplos como el de Kukamoto dan cuenta de una nueva generación de políticos que comprenden mucho más claramente que sus antecesores el impacto de una estrategia de campaña centrada en los medios digitales.

 

La importancia de utilizar herramientas digitales que permitan la construcción de comunidades.

No es un secreto que de los millones de sitios web que pueblan la Internet, sólo algunos logran destacarse del montón y alcanzar el éxito -sea éste sustancial o relativo. El resto, muchas veces permanecerá olvidado en alguna base de datos de un motor de búsqueda de Google, o conocerá el letargo de no recibir más que unas pocas visitas al año.

Sin embargo, tanto en el terreno de los negocios como en el de la política, es común caer en el mismo error de creer que un mero sitio web basta para llevar adelante un papel exitoso en términos de estrategia digital. Muy por el contrario, es necesario generar una comunidad de usuarios fieles y comprometidos, y que sobre todo logren sentirse parte de una experiencia que tenga un impacto positivo en sus vidas.

A fin de sentar las bases de una comunidad de este tipo, la primera tentación que debemos resistir es la de saturar al usuario con todo tipo de emails, SMS, tweets, o publicaciones de blog. Antes que eso, debemos esforzarnos en identificar grupos de individuos afines a nuestro proyecto, y que nos permitan unificar valores, ideas, roles y sentimientos a fin de conformar con ellos una comunidad que trabaje en conjunto en pos de un objetivo específico -como por ejemplo, un proyecto político o de organización social. Una vez identificados dichos grupos, el siguiente pasos consistirá en desarrollar la estrategia de comunicación más adecuada a este caso, y en administrar las relaciones con los usuarios mediante la ayuda de herramientas digitales creadas a tal fin.

 

NationBuilder como herramienta de preferencia a la hora de crear comunidades digitales

NationBuilder es un software que se especializa en ofrecer soluciones de creación y administración de campañas, enfocadas en las necesidades tanto de los partidos políticos como de las organizaciones sociales. Su suite de herramientas digitales ha llevado a la victoria a cientos de candidatos alrededor del mundo, y ha permitido que otras tantas organizaciones multipliquen no sólo su número de voluntarios, sino también sus recursos materiales. Desde Sadiq Khan, candidato del  “Partido Laborista Británico” y nuevo alcalde de Londres, hasta DCI-Palestine, la historia de NationBuilder se ha construido en base a casos de éxito comprobables.

NationBuilder por dentro

El principal objetivo de la plataforma NationBuilder consiste en administrar comunidades por medio de un sitio web denominado CMS (Content Management System, o Sistema de Administración de Contenidos). Se trata de una plataforma que permite operar de manera sencilla el sitio web de una campaña u organización, además de agilizar la relación con los seguidores mediante la publicación de entradas de blog, la creación y manejo de eventos, la publicación en redes sociales, el registros de nuevos simpatizantes y el reclutamiento de voluntarios -entre muchas herramientas en constante expansión que sólo puede ofrecer un sistema especializado.

Pero además, NationBuilder es también un potente CRM (Customer Relationship Management, o Sistema de Administración de Relaciones de Clientes), lo cual nos otorga la posibilidad de mantener un contacto directo y personalizado con los usuarios que interactúan en el seno de la comunidad digital. La herramienta no sólo permite dar de alta a los posibles votantes, sino que también ayuda a conformar relaciones con los simpatizantes o voluntarios de la campaña. En síntesis: NationBuilder permite centralizar toda la información necesaria a la hora de llevar adelante una campaña de un modo muy potente, y a la vez amigable.

 

Ventajas para administradores y equipos de campaña: baja inversión, escalable y flexible

Una de las principales ventajas a la hora de decidirse por una herramienta especializada como NationBuilder, radica en que el monto de la inversión resulta significativamente menor al compararlo con la miríada de soluciones que ofrece el mercado de manera aislada. Esto se debe a que NationBuilder requiere un escaso tiempo de implementación (la plataforma ofrece plantillas estándar listas para usarse), además de un mínimo entrenamiento a la hora de familiarizarse con la plataforma.

Todo ello es especialmente importante en el terreno de las campañas políticas, ya que las mismas tienen una duración que, al contarse en meses (cuando no en semanas) no justifican una inversión desmesurada, y en las cuales además la inmediatez de la información debe acompañar en tiempo real el flujo electoral del día a día. Crear un evento, enviar un correo, subir nueva información a nuestro sitio web… todas estas tareas deben suceder rápida y eficazmente en el contexto de una campaña (y lo que es más, deben poder ser llevadas a cabo con un mínimo de recursos).

zlatam_scalable.png

Así, volviendo al joven mexicano que utilizó herramientas tan básicas como Whatsapp para informar a sus seguidores acerca de sus actividades: en este caso en particular, NationBuilder podría haber logrado el mismo objetivo de una forma más sencilla, mucho menos invasiva, y sobre todo más efectiva gracias a su potente base de datos de usuarios, la cual permite establecer y mantener la comunicación dentro de la comunidad mediante el uso inteligente del correo electrónico, el envío de mensajes de texto y la publicación en redes sociales -todo esto sin olvidar otras herramientas tan útiles como la segmentación de audiencias según la ubicación geográfica de los usuarios, sus intereses y actividades, etc.

 

El valor de ser los primeros en implementar estas soluciones en Latinoamérica

NationBuilder es una herramienta relativamente nueva, pero se ha convertido en la solución preferida de partidos políticos y ONGs de Estados Unidos, Europa y Australia. Su implementación en el contexto latinoamericano, es justo decirlo, ha sido un poco más lenta. Quizá una de las razones para esta adopción tardía -además de las intrínsecamente culturales- tenga que ver con las barreras idiomáticas. Sin embargo, esto no tiene por qué ser un obstáculo, dado que la plataforma tiene soporte en Español, así como también una completísima atención al cliente dedicada en nuestra lengua.

latam_elections.jpg

NationBuilder ofrece, además, ventajas especialmente importantes para las ONGs del subcontinente. Por ejemplo, uno de los mayores problemas de dichas organizaciones consiste en obtener el financiamiento necesario para sus operaciones. En este sentido, y al tratarse de una herramienta especializada en este nicho de mercado, NationBuilder permite crear suscripciones o recibir donaciones de una forma rapida y sencilla en cualquier sitio web creado con la plataforma. Además (y como en la Internet casi todo puede ser medible), utilizando una herramienta como NationBuilder es posible visualizar los alcances e impacto de toda campaña en tiempo real; por ejemplo, podremos saber con precisión cuántos usuarios mostraron interés por la última invitación a un acto público, y hasta medir cómo está funcionando esa campaña puerta por puerta en pos de convencer un cierto universo posibles votantes.

En resumen, NationBuilder permite combinar todo tipo de esfuerzos de campaña y organización en una sola herramienta que se conecta inteligentemente tanto a nuestro sitio web como a las redes sociales.

 

En Tectonica hablamos Español

Así como fuimos una de las primeras agencias en ser aceptadas en el marco del programa de NationBuilder Architects, hoy queremos ser los pioneros en llevar esta herramienta a los movimientos políticos y organizaciones sociales de Latinoamérica.

Somos un estudio multicultural y diverso con base en Buenos Aires, y desde aquí hemos tenido éxito en llevar adelante proyectos de envergadura para clientes en Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Australia, entre otros países. Durante el último año, entre otros desafíos, trabajamos para la campaña del laborista Sadiq Khan, quien se convirtió en el primer alcalde de origen musulmán en la historia de Londres tras vencer en las elecciones del pasado Mayo.

zlatam_team.png

Orgullosos de la experiencia adquirida, nuestro próximo objetivo es convertirnos en los embajadores de NationBuilder en Latinoamérica, y por dicha razón ésta es la primera de varias publicaciones que compartiremos en nuestra lengua.

Lo invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales para estar al tanto de las últimas noticias referidas a NationBuilder, novedades relacionadas al trabajo de nuestra agencia, y todo lo que tenga que ver con el papel de la organización digital en el ámbito de los movimientos sociales y políticos alrededor del mundo.

Leave us a comment

Please check your e-mail for a link to activate your account.


Reactions

© 2016 Tectonica.co All rights reserved